viernes, 1 de abril de 2016

Cuidados (3): Nuestro sueño

Tengo que reconocer que no me había planteado nunca un blog de género y que este salió por unas circunstancias que puedes ver en sus primeros artículos.

Pero una vez ya metida en faena, he podido ver a través de las listas tuiteras que puedes ver en la columna lateral que es un tema en el que muchas mujeres nos jugamos demasiado.

Debatiendo del tema de los cuidados con Valentina, me comentaba que lo primero que tendríamos que cuidar sería nuestro sueño.




Y no nos referíamos al merecido descanso nocturno, sino al anhelo de un mundo mejor para todas las personas y no que solo unas pocas vivan a costa de la mayoría.

En caso de que eso se pudiera conseguir algún día, el tema del género pasaría a un segundo plano. Pero parece que eso va para largo.

Por ejemplo, ¿en cuántos blogs de marketing se habla de lavadoras si no es para venderlas?

En la prensa, solemos ver mujeres más o menos adorno, pero en la mayoría de los desahucios, son las mujeres la que llevan la mayor parte del esfuerzo.


Imagen vía Pinterest


Si una mujer es activista, prácticamente, está sometida a tres jornadas:

  • Laboral.
  • Doméstica.
  • Social.

Hecha un vistazo a esta guía y ya me dirás de dónde se puede sacar tiempo simplemente para leerla.

Y sobre la jornada laboral, si una mujer se plantea ser emprendeudora, se va a ver obligada a hacerle frente a obstáculos como estos.

Incluso, ser mujer sale más caro por el impuesto rosa.




A pesar de todo, Valentina y yo pensamos que podemos sacar adelante este blog potenciando nuestros acuerdos y minimizando nuestras diferencias.



Este blog utiliza el femenino como genérico.
Si te ha gustado el artículo, compártelo en las redes.

2 comentarios:

  1. El cuidado de nuestros sueños, incluye el sueño de edredon y almohada por supuesto, para auto repararnos, pero tambien el de nuestros sueños como anhelos.

    Cuidar nuestros sueños es escucharlos, investigarlos, ordenarlos y despues darle vida. Por ultimo, compartirlo con gente que no los va a maltratar y que tienen sueños parecidos.

    En el caso de las mujeres, los sueños que se nos estaban permitidos hasta hace poco, eran limitados y solo se podian extender a traves de nuestras parejas o hijos varones.

    Para las mujeres, hasta hace poco, soñar era duramente castigado. Lo mas suave era la burla, pero habia cosas peores como el ostracismo social o el manicomio.

    Nuestros roles eran limitados y monotorizados por otras mujeres y autoridades para que no descarrilaramos.

    Despues, con las libertades y la igualdad legal, se nos permitio el sueño de parecernos un poquito a los hombres de "categorias inferiores", pero nada de jugar en la "Champion Ligue" del PODER. En uno y en otro caso eran sueños inoculados, no eran autenticamente nuestros, pero igualmente imposibles de cumplir, no estaba en nuestras manos, sino en el destino de los hombres que nos rodeaban.

    Ahora, vivimos eso que se llama: "sincretismo de genero" algo parecido a un modelo hibrido de rol de genero, que incluye las funciones del ambito domestico y las del mundo exterior. Tambien irrealizables, si no nos cuestionamos los ideales patriarcales para el mundo femenino y masculino.

    ¿Como podemos saber entonces, cuales son realmente nuestros sueños y como los podemos cuidar...?


    Es una pregunta...se admiten sugerencias...







    ResponderEliminar
  2. Valentina, a mí, solo se me ocurre mediante las conversaciones.

    Mediante las conversaciones se concretan las afinidades e intereses. Paradójicamente, la red te permite a veces tener más sintonía con gente del otro lado del mundo que con la de tu barrio o pueblo.

    Sin caer en papanatismos digitales, la participación en blogs, comunidades,... te permite ir perfilando tus sueños como algo a construir y no algo como a lo que hay que llegar.

    ResponderEliminar

Comenta con buen gusto y buen humor